+Londres

SI YO FUERA RICO (EN LONDRES)

+coruña 26, Febrero 2007

La City de Londres es una ciudad de negocios dentro del gran Londres donde se compran empresas, se cotiza en bolsa y se ganan buenas perras. El sueldo medio por empleado en la square mile  —ojo, el medio— es de 160.000€ al año, uséase 13.300 € al mes. En navidades los que han sido buenos reciben bonus de un millón y medio de euros. Con ese dinero, los brokers y traders compran casas de lujo, trajes de lujo, relojes de lujo y zapatos de lujo. Y no lo niejan. Pasean con sus bolsas alrededor de Sloane Square, las ojeras producto de trabajar 80 horas por semana y los Land Rovers aparcados en doble fila. Qué falta de clase y de todo.

Si yo tuviera 10.000€ para gastar un sábado cualquiera en Londres empezaría a media tarde tomando el Traditional Champagne Afternoon Tea del St James’s Restaurant de Fortnum & Mason, en Picadilly. Copa de Brut Reserve, rare tea, nueve tipos de sándwiches (casi todos con pepino), scones con pasas y otras pastas por no mucha pasta: 48 eypos. De salida me compraría cien gramos de caviar sevruga por 370€ y encargaría que me trajeran a casa una Mayfair Hamper: cesta de mimbre con trucha, nueces de macadamia, ciento ochenta gramos de Foie Gras de ganso en gelée y otras delidieciseis delicatessen, 380 napos.

De Picadilly iría a mi tienda favorita del mundo, Smythson of Bond Street —papelería y objetos de escritorio de lujo— a comprarme una agenda W1 de sobremesa encuadernada en piel marrón de ternero Viana por 340€. Me compraría también 50 hojas de papel con marca al agua de Smythson para escribir cartas de mi puño y letra a mis amigos de España. Cogería para picar unos chocolates de Charbonnel et Walker chocolatiers en las galerías Royal Arcade (en la foto). Echaría el ojo a un par de fauteuils Luis XV en Partridge Fine Art y me compraría unas zapatillas-chancletas Church’s Arran de estar por casa por 113€.

El Taxi pasaría por delante de Harrods y le diría adiós por ser un mamotreto hortera de cartón piedra lleno de turistas que compran algo barato sólo para tener la bolsa de Harrods cuando vuelven a España. Ajjj. Giraríamos hacia Sloane Street, me bajaría delante del Pub Gloucester, un pab con clase donde tomar una cerveza amarga de Fuller’s alejado de las Sloane Rangers, esas pijas shopahólicas de clase alta que llenan las aceras de Sloane Street. Luego me pasaría por Emilio Pucci (no confundir con su primo español Emidio Tucci). Eso me recordaría mis épocas humildes en Coruña cuando usaba playeros Reetruck. Se me pasaría la melancolía entrando en La Perla a comprarle algo de la colección Black Label a mi novia. Se lo pondría e iríamos a cenar a Ramsay’s de Chelsea Embankment. Siete platos por 167€ per capita más el 12,5% de propina. Por supuesto. Volveríamos a casa en el Lamborghini que me compré en el concesionario que hay al salir del metro de South Kensington donde los pobres se pegan al cristal y lo baban y lo llenan de vaho y los demás entramos by appointment. Y luego darían las 8.10am y sería martes y habría un pitido de fondo.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s