+Londres

SONRISAS Y L…ONDRES.

+coruña 28, Abril 2007

Teatrolandia es un trozo de ciudad en el West End de Londres donde La Ratonera de Agata Christie lleva representándose 49 años seguidos, el chaval de Harry Potter dice adiós a la niñez en Equus y hay reventa de entradas para la matinee de Sonrisas y Lágrimas. Teatrolandia es más bien Musicalandia: el sitio donde en un radio de un kilómetro están TODOS los musicales: la forma de entretenimiento re-finitiva. La síntesis mágica de teatro y música. La ópera sin las partes aburridas. Y cantada en tu idioma.

El recorrido por Musicalandia para decidir en qué musical gastarse los entre 25 y 90 € que cuestan las entradas puede empezar en Charing Cross donde hacen Spamalot, la versión en musical de Los Caballeros de la Mesa Cuadrada. Hay pedos (risa garantizada) y las canciones son de Eric Idle, el que fue, es y será el Python más gracioso. Si tiras hacia Covent Garden está un musical chungo con canciones de Boney M y está Chicago, donde sale Tony Hadley, el cantante de Spandau Ballet (más bien el tío que se comió al cantante de Spandau Ballet, porque ha ensanchado bastante). Muchos ex-famosos se apuntan a los musicales. Jason Donovan hizo Chitty Chitty Bang Bang. Don Johnson ha venido de Miami a Picadilly Circus para cantar en Guys and Dolls.

Entrando al Soho mas amanerado está Mary Poppins. Los críticos han dicho de él que es “supercalifragilisticexpialidocious“. Sólo el número de los deshollinadores bien vale la entrada completa. De masterpiece a masterpiece y tiro porque me toca esta Sonrisas y Lágrimas en el Palladium, 2.000 asientos sold out cada tarde (en la foto). A la prota la escogieron en la BBC en un programa tipo Operacion Triunfo. Menos cursi que la peli, la mezcla de monjas y nazis sigue funcionando. (NOTA: Antes de que vengáis a Londres, vayáis a una taquilla de espectáculos y pidáis dos entradas para Smiles and Tears cuidado: se llama The Sound Of Music).

En Musicalandia está el musical con M de Mítico, Les Miserables (revolución francesa con estribillo pop) que lleva 21 años en cartel. Mamma Mia, canciones rubias de Abba, grupo sueco, para una historia sobre una boda en una isla griega (!). Están El Fantasma de la Opera, que es un poco grimoso y El Rey Leon: Simba el dibujo animado convertido en un chico con una máscara que canta aquella de Hakuna Matata (me enteré en el folleto que dan que es carpe diem en swahili). Para frikis está Little Shop Of Horrors. Para fans de la Motown, Dancing In The Streets. Y por fin mi musical favorito, Billy Elliot. Más político y mas minero que la peli, el musical le da a Billy la oportunidad de bailar todo lo que le da la gana.

Y luego está el musical de Queen, que es una horterada, esta en el centro del centro y vale básicamente para contestar rápidamente a la pregunta “Si nos perdemos ¿dónde quedamos?”, “En el musical de Queen”. Hay una estatua de Freddie Mercury puño en alto y una cortina de lentejuelas donde pone We Will Rock You. Con lentejuelas, insisto.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s