+Londres

Aquí (en Londres) no hay playa

Podemos tener la BBC y organismos oficiales / Podemos tener el Big Ben y los palacios reales / El Támesis, la noria / los parques más brutales / Pero al llegar agosto vaya-vaya…
Aquí no hay playa y nos tenemos que ir a Brighton.

Si en Londres no lloviera tanto y hubiera playa, esto no sería Londres, sería Barcelona.  La buena noticia es que la playa ESTÁ a tiro de piedra. La mala noticia es que la playa ES de piedras. Cantos rodados. Cantullos. Pedrolos. En la playa de Londres no se pueden dar largos paseos románticos por la orilla. Tampoco puede uno bañarse porque el agua está helada y se te queda el pito como un cacahuete. Aparte de esos inconvenientes y de que en el sur de Inglaterra hay 8 días buenos de sol al año, las playas de Londres no están mal. La más cercana es Brighton. Hay tantos londoners en Brighton que se la llama London-on-sea (Londres de Mar).

Brighton / London-on-sea. Fotografía: © Steven House, All Rights Reserved (http://www.flickr.com/photos/stevenhouse)

Hay dos maneras de llegar a Brighton: la normal y la mítica. La normal es cogiendo un tren de Southern Railways en London Bridge. Se tarda 1 hora. La mítica es comprándose una Vespa y viajando hacia el sur por carreteras comarcales, como hacía Jimmy en Quadrophenia, la película que documenta las batallas campales entre Mods y Rockers que tuvieron lugar en la playa de Brighton en el verano de 1964. Ahora la cosa está más tranquila. De vez en cuando Fat Boy Slim (de Brighton de toda la vida) cierra la playa para un concierto de electrónica salvaje y la monta parda. Para protestar por la cantidad de londoners que abarrotan la ciudad, una vez el concierto fue solo para personas que vivieran en el código postal BN (de Brighton) y que pudieran probarlo. La escena musical de la ciudad no se queda ahí. Nick Cave y Robert Smith viven en Brighton. Ah! y en 1974 se celebró en Brighton el Festival de Eurovisión. Olivia Newton-John (la de Grease) quedó de cuarta. Los ganadores fueron unos debutantes suecos, tres rubios y una morena, que cantaron una canción titulada Waterloo: ABBA. De Brighton al estrellato mundial.

Brighton tiene un muelle precioso que se adentra medio kilómetro en el mar, de esos elevados como sobre un andamio clavado en la arena. En él hay un parque de atracciones, una sala de máquinas, tómbolas, puestos de comida y vistas al Atlántico. Desde el muelle se ve ponerse el sol en el mar, probablemente la cosa más bonita que se pueda ver en el mundo. La segunda cosa más bonita, el cuerpo humano, puede verse en todo su esplendor en la parte nudista de la playa de Brighton. En la otra parte la gente se tapa las partes, y eso que Brighton es liberal y desprejuiciada. Es la capital gay, lesbiana, bisexual y transexual de Inglaterra.

En Brighton se debe tomar fish and chips en un cucurucho de papel y helados de cucurucho de barquillo con un barquillo de chocolate clavado. En Brighton se pueden comprar teteras antiguas y platos de porcelana tirados de precio. Y hay un paseo que corre a lo largo de la playa donde se vende marisco (lo que Inglaterra se llama marisco, vamos).

Esa es la playa de Londres. Agua fría, sol escaso, cantullos y marisco del congelado. Por eso, si la playa de Londres no os convence yo haría lo que hacen todos los ingleses. Cogería un avión de Easyjet y me iría a Majorca. Con ‘j’, como lo escriben ellos.

Estándar

One thought on “Aquí (en Londres) no hay playa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s