+Londres

Londres en flor

Sobre Londres ha caído una bomba verde de racimo que se llama Primavera. Mayo es el más mejor mes en la ciudad: los días son largos, hay dos festivos nacionales y la vida se abre paso. En un país en el que cada casa tiene un trozo de tierra detrás, cada parque un parterre con rosas de diseño y cada periódico una sección de jardinería, la horticultura es más que un hobby. Es el pasatiempo nacional de la clase media. E igual que la moda tiene la London Fashion Week, la jardinería tiene en Londres su novamás, su apoteosis, su semana grande. Cada año a finales de mayo (este año del 25 al 29) se celebra en Londres el evento de jardinería más importante del mundo. Se llama The Chelsea Flower Show y cada año lo visitan 160.000 personas. Las entradas se agotan en un día (hay reventa) y lo retransmite en directo la BBC. La expresión “eres más aburrido que ver crecer las plantas” carece aquí de todo sentido.

Las preparaciones duran todo el año. Las plantas crecen en invernaderos de Devon y Essex. Veinte días antes de la inauguración los 50 jardineros/expositores llegan a los jardines del Hospital Real de Chelsea para montar sus zonas verdes. Los cálculos tienen que ser muy precisos para que las plantas y flores lleguen a los 5 días del show en pleno apogeo. En 1998, cientos de camelias blancas del Jardín de Chanel que iban a pasarse de fecha tuvieron que ser puestas en camiones frigoríficos para retrasar el rechumido. El jardín lo había diseñado Karl Lagerfeld.

Los espacios son temáticos. Hay jardines japoneses, mediterráneos e ‘Islas Canarias’. Con hierbas aromáticas y plantas medicinales. Hay flores de todo el mundo, rosas de la variedad Grace Kelly y tulipanes cuyos pétalos de colores recuerdan a una llama de fuego. En el show hay premios, los Oscars de la jardinería. Se premian el mejor jardín y exhibición floral; los mejores árboles, arbustos, hierbas, frutos/as y flores. Y se crean tendencias. Se decide si vuelve el rododendro o si pega fuerte la buganvilla. Este año, os aviso, se lleva la mezcla de plantas poco ostentosas con zonas de hortalizas para consumo propio. Efectos de la crisis.

Y mientras los mayores se recrean en sus dalias, los jóvenes de Londres hacen otro tipo de jardinería: el guerrilla gardening. Armados con bolsas de semillas y bulbos, los guerrilleros plantan flores en rotondas desoladas, isletas desvalidas, solares abandonados y jardineras olvidadas por los ayuntamientos. Haciendo a La Isla más bonita. Más humana. Más verde. Y amarilla. Y naranja. Y roja…

Estándar

One thought on “Londres en flor

  1. yo hice de camarera en el Chelsea Flower Show. La rehostia. Aunque no tanto como aquella boda en un cottage en Oxford, cuando los novios llegaron al lugar donde se celebrar el ágape surcando el Avon en una barge. los vídeos aquellos que nos ponía margarita ledo de bodas surrealistas eran cine comercial al lado de eso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s